CARTA DE UN HIJO A SU PAPA ALCOHOLICO

Publicado en por Luis Victorio

Amado Papa;

 

Te extraña  que te llame así… Amado Papa; la verdad es que siempre he querido decírtelo. Quiero amarte Papa, lo necesito para ser libre. Hubiera dado todo, todo lo que tengo por oírtelo decir a ti… Hijo, te amo. Pero para mi desgracia, nunca lo escuche de tu boca…Porque Papa?… que te costaba?  En vez de aterrorizarme y tener que salir huyendo de ti y esconderme… Porque nunca me abrazaste y me dijiste “te quiero hijo”?.. Hubiera sido el más feliz de la tierra.

 

Después de 47 años, mi vida ha sido y sigue siendo una pesadilla, y por desgracia papa, tu eres el verdugo. Desde que mi mente recuerda he tenido que vivir abrazado al miedo, la tristeza. La inseguridad, la angustia, la depresión, la soledad, al igual que deseos malsanos de morir para no sufrir más. Sabes cuantas veces he querido suicidarme?… ni enterado estas porque siempre andas bolo o de goma. En esos momentos de confusión, como me hubiera gustado que tu estuvieras conmigo para decirme que me amas y que todo cambiara y que me dieras la luz de alguna esperanza. 
 

Siempre he querido ver en ti a ese amigo que dices que eres para mi, pero me duele de saber que solo me lo dice cuando estas borracho.. “eres mi amigo m’hijo… yo soy tu amigo… ven, tomate un trago conmigo…” No puedes ni imaginarte, la imagen que tengo de ti, deformada por todo lo que te he visto hacer y decir durante el tiempo que he vivido a tu lado. Pienso que eres lo peor de los verdugos que un hijo pueda tener.

 

Eres el asesino de tu propio hijo, y tu violencia atraviesa mi alma y mi mente. Cuando tú me golpeabas, pedía a Dios venganza, justicia. Ni sabía lo que estaba pasando dentro de mí. Gritaba en silencio… Porque..? Que he hecho yo para merecer un padre como tu?…

Que culpa tengo yo?… en fin, muchas preguntas que en silencio, le preguntaba a las noches frías que me obligabas a pasar fuera de la casa cuando me echabas a la calle como a un perro. Tengo grabadas en mi corazón todas las ofensas y burlas que recibí de ti, una a una. Nunca he conocido una palabra amable o alentadora o de estimulo. Cuando no estabas borracho estabas de goma y tu violencia era peor porque no tenias dinero para comprarte mas licor y quitártela... y entonces nos insultabas, y golpeabas diciéndonos que éramos una mierda… etc. etc.

 

Recuerdo aquellas noches que con desesperación y terror cuando llegabas a golpear a mi Mama, cuantas veces lo hiciste delante de mí. En esos momentitos hubiera querido matarte con mis propias manos. Recuerdas cuando nos corrías con el cincho para golpearnos y nos sacabas del pelo de debajo de la cama??.. Eras una fiera con rabia.

 

Tus ojos estaban en sangre siempre. No te bastaba golpearnos, nos hacías sangrar y no nos dejabas de golpear hasta que te cansabas… que cruel fuiste. Te acuerdas cuando me mandabas a la tienda a comprarte las cervezas??.. Y luego me invitabas a probarla y te burlabas de las caras que yo hacia al probarla.. Y me decías  “pareces hueco, maricon, no sabes tomar como los hombres”, recuerdas??

 

Que equivocado estabas Papa.

 

Quiero decirte que en esos días, que eran casi todos, pensaba en como vengarme de ti. Se me cruzaban por la mente mil y una formas de acabarte. Te odiaba con todas las fuerzas de mi alma.

 

Papa, si te das cuenta, el tiempo ha pasado y he tenido que tomar decisiones muy dolorosas. Una de ellas fue el haberme marchado de la casa, pues tenía el miedo de que un día me mataras en tus rachas de violencia. Que duro fue para mí, que triste fue separarme de mi mama. Muchas veces me has preguntado porque me fui de la casa. Hoy quiero darte la respuesta; me marche porque me canse de ver que tú no cambiabas y no te comportabas como un verdadero papa.

 

De ver que todos los días te quemabas en tu mal carácter y tu violencia contra todo y contra todos, sobre todo el maltrato que le dabas a mí mama. Me canse de verte jugar cartas con tus amigos bolos, diciendo malas palabras, fumando y bebiendo, escupir en el suelo y gritarle a mi mama como que fuera tu esclava. Me sentía como estar respirando un gas venenoso que despedía tu comportamiento. Me estaba ahogando poco a poco.

 

Tenia que marcharme para salvar mi vida.

 

Reconozco que yo también soy culpable y he fallado muchas veces, quise imitarte, porque quizás así, me querrías un poquito, quizás así,  me abrazarías como lo hacías con tus amigos, a quienes ya bien borracho les decía “ te quiero mucho, compadre”…y yo me decía, me tengo que poner bolo para que me diga .. Te quiero mucho m’hijo... tu nunca te enteraste, pero a, los quince años yo ya era campeón de beber cerveza… tomarla de un hilo, sin respirar.. ahhhh..!!! Que lujo..!!!

 

Que satisfacción llegar a ser como tu.. Pero lo he superado papa, deje de beber porque me di cuenta que no valía la pena. Gracias a Dios pare a tiempo. Alguien me salio al camino… sabes tu quien fue?…. fue Jesús de Nazaret. Me hablo, me dijo que me amaba, que no siguiera tratando de imitarte. Me tomo en sus brazos y sedujo mi corazón, y mi corazón sediento se dejo seducir por esa agua fresca que da su Palabra.

 

Lo peor vino después, cuando te enteraste que yo seguía los pasos de Cristo; te burlaste de mi, me pegaste en la cara, pero no me dolió sabes?.. Porque con Cristo el dolor no se siente.  Hoy le pido a JESUCRISTO que te sane, que sane tus heridas, que salve tu alma que encuentres la felicidad y que seas feliz como, lo soy yo ahora. Te perdono y te pido perdón por las cosas malas que pensé en esos entonces. Muchas veces te dije que no te quiero, pero no es cierto..  Te amo papa, te amo. Me gustaría demostrártelo, quisiera abrazarte, no cuando estas borracho, y darte un beso en la frente y decirte “papa, te quiero mucho” me gustaría llevarte a los, pies de JESUS y decirle… Jesús, este es mi papa, sánalo como me has sanado a mi.

 

No busques mas papa, yo ya lo encontré y esta tan cerca de ti. Lo único que tienes que hacer es rendirte a sus pies y decirle   “Señor… aquí estoy, has conmigo lo que tu quieras”.. El, apagara esa sed de alcohol que tienes. El, te dará felicidad, El, te dará seguridad, El, te dará paz en tu corazon.Ven papa, no le tengas miedo a Cristo.

 

Espero que cuando recibas esta carta y cuando te llegue, estés sobrio, pues me ha costado muchas lagrimes poder escribirla. Por favor no la rompas y no me busque para golpearme. Necesitaba escribírtelo papa, escribir lo que siento. Nunca, nunca he podido hablarte como quisiera, de frente. Le pido a Dios y a Jesús que guíe tus pasos y que te lleven finalmente a sus brazos. Te amo.

Tu Hijo.

Comentar este post

Alejandra 05/06/2015 04:58

Hola eh leído esta carta la verdad la estoy leyendo en un momento de angustia, me identifico un poco con esta situación mi padre es alcohólico, no ha llegado al punto de agredirnos pero la verdad es que siento como si fuera lo mismo, creo que directamente me siento agredida por su comportamiento, tengo 20 años y desde que tengo memoria lo recuerdo haci, para ocasiones especiales cuando cualquier niña desearía verlo allí apoyándome, no no lo estaba, o lo estaba pero no en sus cinco sentidos, haci que es lo mismo, pienso que es una gran vida de #@$? La que estoy viviendo, yo estudio fuera de casa y cada vez que vuelvo y mi papá tiene otra '' decaida'' lo único que quiero es salir corriendo y nunca mas volver, es tan malo, me da tanta rabia, que, solo pienso que quiero que se acabe, no puedo pensar en lo que sientes mis hermanos, almenos trato de alejarlos en esos momentos de la situación para que no escuchen los gritos, las malas expresiones, las palabras dichas que nunca imaginaria escucharle decirle a mi madre en otro momento, creo que poco a poco me estoy llenando de odio, angustia, miedo, y sinceramente, eh de perder mi cordura, el respeto que '' dichamente'' se merece! No todo el tiempo es haci pero, lo que más me duele de esta situación es que hace promesas que rompe al instante de recaer! Si definitivamente mi padre no es un hombre de palabra nunca le creo! Ningun ser humano, ningun niñ@ debería de pasar por esto! Me he hecho demaciados prejuicios en mi mente, mi futuro, no quiero terminar haci, ni tampoco quiero a alguien en mi vida adulta haci, es muy doloroso, frustante, esto, solo me sirve para desahogarme un poco, nadie sabe lo que se siente hasta que lo vive, nadie deberia experimentar este horror nadie!

ernesto ojeda ramirez 05/01/2011 03:27


soy un alcoholico y al leer esta carta me refleje casi en toda la carta y llore demasiado gracias


MAIRA AVALOS 12/11/2010 20:08


gracias a dios existe estas palabras para recapacitar de nuestros actos dios solo te pido que sigas derramando esa pasiciencia y el amor a mi familia te amooo